Hacer bella y fuerte la vida

Mi tío murió como un hombre bueno y sencillo: hizo todo lo que pudo por ahorrar a los que le rodeaban el espectáculo de su dolor. “Cosa imperfectísima me parece -decía Santa Teresa- este aullar y quejar siempre, y enflaquecer el habla, haciéndola de enfermos; aunque lo estéis si podéis más, no lo hagáis, porSigue leyendo «Hacer bella y fuerte la vida»