¿La Iglesia es de derechas?

No falta gente convencida de que la Iglesia es fundamentalmente de derechas y busca imponer sus ideas anticuadas en un estado laico y a personas que no profesan el cristianismo.


La Iglesia levanta la voz en la esfera pública cuando un tema afecta al bien común, a menudo relativo a las libertades y a los derechos fundamentales, y en especial cuando puede ser la voz de los que no tienen voz.

Su autoridad para pronunciarse deriva de su autoridad moral y de su independencia como una de las organizaciones de la sociedad civil más antiguas e importantes del mundo. No es ni de derechas ni de izquierdas, no se alía con partidos políticos concretos, sino que defiende el bien común y el mensaje del Evangelio en su integridad. Sostiene la distinción entre lo político y lo religioso, defiende una «laicidad positiva» y rechaza tanto el fundamentalismo religioso como el laicismo agresivo que pretende prohibir la religión en el ámbito público.


En la actualidad la agenda política de la Iglesia católica puede resumirse en su doctrina social, desarrollada principalmente en el último siglo, más la defensa de la libertad religiosa, la libertad en la que se basan el resto de derechos y libertades.


2 comentarios sobre “¿La Iglesia es de derechas?

  1. Estimado don Vicente:

    No sé cómo se puede casar la ‘laicidad positiva’ mentada en este artículo con la posición tradicional de la Iglesia en este tema, que ha sostenido siempre que los Estados deben rendir culto público y colectivo a Dios y ajustar sus leyes a las de Dios, especialmente en las encíclica Vehementer Nos de San Pío X, y Quas Primas de Pío XI.

    Respecto al Concilio Vaticano II cabe decir que éste no ha cambiado la doctrina tradicional de la Iglesia. La propia Declaración Dignitatis Humanae afirma que “deja íntegra la doctrina tradicional católica acerca del deber moral de los hombres y de las sociedades para con la verdadera religión y la única Iglesia de Cristo” . Y la doctrina tradicional sobre el tema remite a las encíclicas Inmortale Dei y Libertas de León XIII; la Vehementer Nos de San Pío X, y las encíclicas Quas Primas y Ubi arcano Dei de Pío XI. Igual doctrina mantiene el Catecismo de la Iglesia Católica salido en el Pontificado de Juan Pablo II, que remite a la citada doctrina tradicional, en concreto a la Inmortale Dei y a la Quas Primas.

    Quiero decir con esto que, considerando que el magisterio de la Iglesia no ha cambiado, los católicos debemos defender la confesionalidad católica de los Estados y, en coherencia con el Concilio Vaticano II, garantizar la libertad religiosa de los colectivos que no profesen nuestra fe.

    Un cordial saludo,

    Me gusta

    1. La “doctrina tradicional” de la Iglesia puede cambiar si es para plasmar más fielmente el mensaje evangélico. Un buen ejemplo es el reciente cambio de la doctrina sobre la pena de muerte (que afecta a un texto del Catecismo de la Iglesia). Lo que no puede cambiar es el mensaje esencial del Evangelio que Jesús predicó en Palestina.

      La ‘laicidad positiva’ es un concepto que utiliza Benedicto XVI para expresar mejor la separación del poder temporal y el poder espiritual siguiendo la enseñanza evangélica -tantas veces olvidada- de “A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” Mt 22.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: